3 mar. 2016

HAY UN ELEFANTE EN... UN JARDÍN ZEN



Hola hola! Arrancamos por fin de nuevo el blog. Ya me dejo de tanta bienvenida y tanta historia porque ya sabéis que vengo cargadita de cosas nuevas. Como los Reyes Magos pero en versión Online.

He decidido que a primero de mes voy a subir las fotos de mi proyecto personal “Hay un elefante en…” donde fotografío al pequeñajo donde se me ocurre. Y es que viene conmigo a todas partes. No sale de mi bolsa de la cámara. De hecho quien se lo encuentra por mi bolso suele decirme: “…por qué tienes un elefante de juguete en el bolso?” A lo que procuro hacerme la sueca. Recuerdo la primera vez que mi novio lo vio. Esa primera vez intenté irme por las ramas y funcionó, pero no iba a funcionarme de por vida. Así que un día tuve que contarle mi gran secreto… Que me persigue un elefante y le hago fotos allá donde me lo encuentro. Se echó a reír y me miró con cara de “no, si ya no me sorprende nada de ti” y, desde entonces, me da ideas. De hecho sabe que, si voy con la cámara y paramos a tomar algo, somos tres: dos personas y un elefante. Nosotros nos tomamos la bebida y el elefante la tapa de los cacahuetes, haha.

Bromas aparte. Es verdad que siempre lo llevo conmigo y, si os habéis fijado, el aspecto del elefante de ahora es diferente al de antes. Eso es porque, en algún momento, decidió que no quería estar más encerrado en una bolsa de cámara y se fue a saber dónde. La verdad es que me dejó bastante chafada porque tenía ese elefante junto con los padres desde hace años. No sé si tendría 8 años… En vacaciones siempre que íbamos a veranear a Granada, mis padres me compraban cada año una familia de animales. Tengo una colección inmensa, pero los elefantes eran mis favoritos.  He estado buscando y buscando y no hay manera de encontrarlo igual. Este año, por mi cumpleaños me regaló mi hermano este elefante que veis. No es tan mono como el otro, pero no tengo otra opción. Bueno, sí. La que me propuso mi novio para quitar hierro al asunto cuando se enteró de que lo había perdido. Y él me propuso que le hiciera foto a los padres del elefante y que llamara al proyecto: “Buscando a mi hijo en…” Hahahaha. La verdad que consiguió sacarme unas carcajadas en ese momento y ahora, que de pensarlo me he vuelto a reír de la idiotez tan divertida que me propuso.

Pero bueno, seguiré buscando al elefante tal cual. Y ahora, sin más rollos, os dejo con la foto del elefante de este mes. Esta vez ha sido en un jardín zen. Y es que parece que este elefante es más tranquilito que el otro. Le mola el rollo feng shui y a mi me vale mientras no se me escape como el otro.

Y nada más, si queréis ver el resto de fotos, pinchad sobre la imagen y os llevará a la galería. ¿Qué os parece este nuevo elefante? ¿Creéis que se me escapará y se irá con el otro de Resacón en las Maldivas? ¿Se os ocurre algún lugar molón donde os gustaría encontraros a un elefante?






    



Y POR SUSCRIBIRTE TE LLEVAS GRATIS UNA 

10 comentarios:

  1. Me encanta esta sección de Hay un elefante en.... seguro es otro se tomo un retiro, pero este es muy chulos también.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. gracias taina! el otro debe estar viviendo la vida loca hahaha.

      Eliminar
  2. Pobrecito el otro, estaría cansado de la vida del famoseo y decidió tomarse un retiro espiritual. No te preocupes que allá donde vayamos estaremos pendientes, y si lo vemos te avisamos. Esta es mi sección favorita de tu blog. Unas fotos muy creativas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad que no le juzgo. La vida del famoseo debe ser muy dura, y más para alguien tan pequeño hahaha.

      Eliminar
  3. ¡Bienvenida! Que penita el elefante desaparecido, pero quien sabe, igual ha encontrado un hogar feliz y un niño esta jugando con él ahora mismo :P Me has dado una muy buena idea... creo que voy a meter algún monigote en el bolsillo pequeño de la funda de la cámara, con lo que me gustan los macros y no se me había ocurrido! :O

    Un besazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. gracias elena! ese es el consuelo que me queda... que por lo menos lo tenga algún niño o niña y lo esté disfrutando como lo disfruté yo. Tipo a toystory hahaha.
      pues claro que sí! busca algún juguetillo simpático y siempre que puedas hazle fotos y me las enseñas! ;P

      Eliminar
  4. Con lo que me gustan a mi los elefantes, confieso que llevo uno chiquitín en mi bolso siempre con la trompita para arriba claro, y en casa tengo varios en tamaños y materiales diferentes, son adorables, seguiré tu sección
    Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias María! Dicen que dan buena suerte o traen fortuna. ¡A ver si es verdad! :)

      Eliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar